Los barcos de composite de gran tamaño serán una realidad.

Los materiales compuestos ofrecen numerosas ventajas en la industria naval, como son los barcos de composite, esto es lo que se está demostrando en el proyecto europeo Fibreship. Si bien es cierto que este tipo de materiales ya se habían usado anteriormente, nunca se había realizado embarcaciones de grandes dimensiones, como buques.

El proyecto europeo Fibreship, con TSI a la cabeza, cuenta con un presupuesto de 11 millones de euros, de los que 9 está financiado por la Unión Europea gracias al programa Horizonte 2020. Comenzaba el pasado mes de junio y se espera que tenga una duración de tres años, aproximadamente.

En concreto

, se aplicarán materiales compuestos conocidos como Fibre Reinforced Poymers, que servirán para desarrollar buques de gran tamaño, es decir, más de 50 metros de eslora. Mediante este proyecto se crearán nuevas herramientas de análisis y cálculo, así como guías de diseño para buques de pasaje, buques de carga y buques de servicios especiales, con el fin de redactar guías para todo tipo de buques.

Las ventajas del barco de composite son destacadas, como la reducción del peso de la embarcación, del repostaje necesario, lo que conlleva menos contaminación. También reduce el coste operativo un 7% para buques medianos y un 3% para los de gran tamaño. Además, aumenta el porcentaje de reciclaje del barco, pasando del 34 al 75%, entre otros beneficios.
TSI dirige este proyecto en el que participan 18 instituciones de 11 países diferentes, siendo cinco de ellas españolas y que va a producir un fuerte impacto en el mercado naval. Hasta ahora, no podían realizarse barcos de composite de gran tamaño por la falta de estudio de diseño y certificaciones necesarias que ahora se están realizando para demostrar la eficacia de estos materiales y de la seguridad de su uso en los buques.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *