Las energías renovables y su importancia en la generación de energía eléctrica

El aumento del nivel de conciencia de una parte importante de la humanidad sobre la conservación del planeta y su necesaria preservación para las futuras generaciones ha hecho posible el avance de las energías renovables, como una alternativa limpia e inagotable que puede ser competitiva ante la energía producida a partir de combustibles fósiles fundamentalmente derivados del petróleo.

La importancia de las energías renovables radica sobre todo en que no producen gases que se acumulan en la atmósfera y producen el llamado efecto invernadero, responsable en gran medida del cambio climático experimentado por el planeta en los últimos años, esta energía limpia no produce emisiones contaminantes como las que producen los combustibles fósiles.

Una de las aplicaciones de este tipo de energía que ha tenido un crecimiento imparable es su aplicación en la producción de electricidad, de acuerdo a las estadísticas publicadas por la Agencia Internacional de la Energía (AIE) en la actualidad las energías renovables representan prácticamente el 50 % de la generación eléctrica, constituyéndose en la segunda fuente de producción global de energía eléctrica.

La tasa de crecimiento en este sector de las energías renovables indica que para el año 2040 serán responsables de la producción de más del 70 % de la energía eléctrica de todo el planeta desplazando al carbón, que hasta ahora es la primera fuente de producción de la energía eléctrica, este crecimiento redundará positivamente en la conservación del planeta, gracias a la disminución de la contaminación.

Un elemento fundamental para combatir el cambio climático

El creciente uso de las energías renovables se ha convertido en un elemento fundamental para combatir el cambio climático, debido al uso indiscriminado y sin ningún tipo de control de los combustibles fósiles La Tierra, nuestro único planeta, ha sufrido un aumento en su temperatura media, que ha causado importantes estragos en diferentes regiones especialmente en los casquetes polares.

Por ello la

ener noreferrer">Cumbre Mundial del Clima, celebrada en diciembre de 2015, logró establecer el Acuerdo de París, el cual entrará en vigencia en el año 2020, en el cual los países firmantes se comprometen a reducir las emisiones producidas por el uso de combustibles fósiles, lo que ayudará en gran medida a evitar que continúe creciendo de forma acelerada el calentamiento global.

La importancia de este acuerdo es que agrupa a cerca de 200 naciones y servirá de impulso a las energías renovables para sustituir gradualmente a los combustibles fósiles especialmente en la producción de energía eléctrica.