El dolor de cadera y el colchón adecuado

El tratamiento en el dolor de cadera depende enteramente de la causa del problema. Por lo tanto, es de suma importancia entender la raíz de  los síntomas antes de embarcarse en un programa de tratamiento. Lo más aconsejable es buscar consejo médico antes de comenzar cualquier plan de tratamiento.

Estos son algunos tratamientos comunes para el dolor de cadera. No todos estos tratamientos son apropiados para todas las condiciones, pero pueden ser útiles en varias situaciones.

  • Descanso: El primer tratamiento para la mayoría de las condiciones que causan dolor en la cadera es descansar la articulación, y permitir que la inflamación aguda disminuya. Es necesario remarcar la importancia de contar con un equipo de descanso adecuado: un colchón con canapé de calidad y una almohada ergonométrica pueden hacer maravillas para el dolor de caderas, permitiendo la correcta alineación de los huesos de la cadera con la columna vertebral.
  • Aplicación de frio y calor: Las bolsas de hielo y las almohadillas de calor son algunos de los tratamientos más comúnmente usados ??para la inflamación. Entonces, ¿cuál es el más adecuado para utilizar, el hielo o el calor? ¿Y cuánto tiempo deben durar los tratamientos con hielo o calor? Lo más adecuado en este caso es consultar con un kinesiólogo que pueda recomendar cuál de estos dos tratamientos térmicos es más efectivo para cada caso puntual.
  • Estiramiento: Estirar los músculos y tendones que rodean la articulación puede ayudar con algunas causas de dolor en la cadera. Una buena rutina debe establecerse, siempre planificadas con ayuda de un kinesiólogo profesional.
  • Terapia física: La terapia física es un aspecto importante del tratamiento de casi todas las afecciones ortopédicas. Los fisioterapeutas utilizan diferentes maneras para aumentar la fuerza, recuperar la movilidad y ayudar a los pacientes volver a su nivel de actividad anterior a la lesión.
  • Medicamentos antiinflamatorios: Los medicamentos anti-inflamatorios no esteroideos, conocidos comúnmente como los AINE, son algunos de los medicamentos más prescritos, especialmente para los pacientes con dolor de cadera causadas por problemas como la artritis, la bursitis y tendinitis. Imprescindible consultar con un médico y evitar la automedicación.

Hay muchos tipos distintos de colchones, y casi sería necesario decir que la elección del colchón adecuado para cada uno es un tema personalísimo, mucho más para personas con problemas de dolor de caderas crónico. Inclusive para esas personas que se ven de repente conviviendo con alguien más, el tema del colchón y la cama puede llegar a ser un asunto de discordia. La mala elección del colchón, o el dormir en una cama que no se siente cómoda noche tras noche puede llegar a acarrear graves problemas de salud, favoreciendo la patologías oseoesqueléticas, y mermando la calidad de vida. No hay nada más reparados una buena noche de sueño, y levantarse por la mañana viéndose fresco y despejado. El colchón inadecuado puede hacer que toda la mañana se transformen en una pequeña pesadilla de dolor muscular y de espalda.

El colchón de lana era muy usado en el pasado, por ser la lana uno de los materiales que la humanidad trabaja desde tiempos inmemoriales. Sin embargo, este material ofrece múltiples ventajas. Los colchones de la nación pesados, duros y favorecen la aparición de cuadros de alergias, al tener poca ventilación. Es por ello que con el correr del tiempo la lana fue reemplazada por otros materiales

más aptos para el desarrollo de equipo de descanso.

Otro tipo de colchón que nos acompaña desde hace siglos son los colchones de plumas. Hoy por hoy, un colchón de plumas suele ser bastante caro, ya que se trata de plumas de ganso o pactos. Por lo general este tipo de colchón no tiene buenas cualidades térmicas ni de flexibilidad, por lo cual semejante gasto no acarrea los beneficios buscados.

El desarrollo de los nuevos materiales nos trae los colchones de látex, un producto natural que adecuadamente el tratado resulta muy versátil para la elaboración de colchones y almohadas. El látex tiene muchas propiedades beneficiosas: es hipoalergénico, es decir que las personas con alergias se verán beneficiadas por su uso, salvo, claro, que tengan alergia látex. Es muy flexible pero conserva forma por muchos años. Tiene una excelente ventilación, no retiene la humedad y en consecuencia ofrece una muy buena higiene.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *